Columna de Opinión: LA DAÑADA IMAGEN DEL ATLETISMO CHILENO (2° parte)

Mientras el doping en el atletismo está siendo investigado y castigado, no ocurre lo mismo con su equivalente: los “doping-federativosde sus dirigentes. Entonces, ¿El doping, es solo de los deportistas?

 

El logro deportivo es ejemplo de meritocracia donde se reconoce el esfuerzo y la perseverancia. Es un proceso educativo para el resto de la vida, que pretende incorporar el fair-play y los valores deportivos a fuego.  Hoy, la “Comisión Antidopaje” ha sancionado a varios atletas. Ya lo destacamos en la columna anterior; pero desafortunadamente no ocurre lo mismo en el mal desempeño de nuestros dirigentes, quienes, aparte de una presunción de conducta intachable (lo que no ocurre en la especie) tienen la obligación moral y estatutaria de otorgar igualdad de oportunidades y apoyo a sus dirigidos, especialmente a los atletas.

 

¿Que oculta el actual Directorio de la Federación Atlética de Chile, cuando afirma que no tenía balance financiero del año 2020, porque no hubo movimiento?… cuando consta que se giraron y cobraron cheques de las cuentas corrientes.  

 

Suma y sigue, el actual Presidente de FEDACHI le otorgó el año 2020, dos –proyectos premio- a su “amigo” el Presidente de la Asociación Atlética de la VI° Región como fue el “Gran Prix de San Fernando”, y la “Concentración de Saltos”, por $5.700.000 (…apoyar el proceso de entrenamiento…con especial foco en proceso de clasificación a Juegos Olímpicos…), al cual fueron menos atletas de los 19 incluidos en el proyecto (no dándole aviso a todos) ¿Alojaron en la casa de algún dirigente de esa Asociación, ¿se les cobró por ello a los atletas? ¿existen facturas o boletas para respaldar el gasto y su rendición al IND?

 

El columnista sugiere que, por transparencia se hace aconsejable que su Tesorero exhiba al IND, las chequeras y cartolas del Banco de Chile de los años 2019, 2020, 2021, antes que sea tarde. Mientras no lo haga, seguirán las interrogantes del actual directorio federativo. 

 

El engaño, la mentira y la calumnia ha sido la punta de lanza del Presidente y sus adláteres.  Así lo demuestran los juicios que han perdido en los Tribunales (verdad judicial), especialmente el 11 de diciembre 2019, en que fueron privados de sus cargos ante el Primer Tribunal Electoral (RM), nada más y nada menos que por fraude electoral. 

 

Ahora, y lo más reciente, un proceso de Fiscalización del IND, sumado a fondos sin rendir, premios pagados mediante documentos privados (indica que ciertos recursos enviados a FEDACHI, no ingresaron a su cuenta bancaria); dejan en una situación muy desprestigiada a Carter Beltrán (radicado en Trumao desde el 2020), Fredes, Cuellar, Quinteros y Epuyao. Resulta raro que este último siendo un empleado bancario permita estas malas prácticas en el uso de dineros privados y fiscales.

 

Extrañamente, Fredes, en una respuesta a medias al IND, señaló que les envió posteriormente la documentación requerida: Los balances auditados de los años 2017,18,19, ¿apareció el 2020 que habían negado? Pero los balances entregados nunca cumplieron con la revisión, informe y aprobación previa de la Comisión Revisora de Cuentas (Art. N°51-54). Si solo fuera un desliz sería un dilema intelectual. Si pretendió con Cuellar ocultar información, entonces sería una falta grave.

 

Estos dirigentes han desarrollado más vicios que virtudes, arrogándose facultades y poderes que no figuran en el mandato legal que define su actuar y regulan la competencia en sus cargos. La realidad los aterrizó muy lejos del éxtasis de poder que pretendieron. Ante tanto daño causado y, con el fin de reestablecer la estabilidad institucional ¡debieran renunciar!

 

Al menos, la renuncia de Marco Antonio Verni a la Comisión Técnica – creación instrumental de Carter Beltrán – es un mensaje claro.  Se sabe, y es un hecho público, que esta renuncia no ha sido en condiciones aceptables ni creibles. El ex – atleta, (recordado por sus records y medallas), en su rol de dirigente será rápidamente olvidado por haberse dejado utilizar. Finalmente se dio cuenta que estaba siendo usado en un triángulo perverso de falta de transparencia, egos, debilidad por los viajes y lucha de poder dentro de FEDACHI. Su renuncia, sin embargo, no lo exime de la investigación penal por ilícitos que deben investigarse.

 

Mal pronóstico del atletismo chileno en los Juegos Panamericanos 2023, en los cuales será anfitrión con sonrisas forzadas y con arcas mermadas. Más grave aún, es el bajo nivel técnico que quedó reflejado en el último Campeonato Sudamericano, en Guayaquil.

 

Fernando Sotomayor G.

 

Ex Atleta