Columna de Opinión: EL RESPETO A LAS DEMARCACIONES DE PISTA Y CAMPO.

En el lado positivo de la pista atlética, terminamos este 2022 celebrando a exatletas que, con su honorabilidad y templanza han prestigiado a las instituciones que representan. Lucy López, premiada como mejor(es) antiguo(s) deportistas. Lucy, medallista panamericana en salto alto, entrenadora, ex Presidenta de la Asociación Atlética Regional Metropolitana, actual Secretaria General de la Corporación Maratón de Santiago, junto al ex atleta y Premio Nacional de Periodismo Deportivo Juan Esteban Lastra, fueron galardonados por el Círculo de Periodismo Deportivo. Ellos, son reserva moral no solo del atletismo, sino del deporte en general, siendo portadores de esperanza, paz y sentido común que tanta falta hace en la dirigencia del atletismo actual (fotos: Jonnathan Oyarzún y @pepealvujar).

 

Existe un abismo entre los premiados y algunos de los que ocupan actuales cargos directivos federativos. Estos que vulneran las reglas de juego y violan los principios y valores del olimpismo, bajo la anomia y el silencio cómplice de sus electores y de aquellos que deben supervigilarlos.

 

No obstante, nuestro pesimismo inicial, ya hay vientos de cambio …en una pista atlética donde algunos quisieron ganar la carrera a como diera lugar (malas prácticas, amiguismo…cohecho, tráfico de influencias, malversación de fondos públicos. etcétera), quedando muchas personas heridas en el camino que se están revelando…” (F. Chomalí).

 

Ello, ha quedado de manifiesto en el grosero caso del 2do. Vicepresidente Samuel Caroca (Ñuble), a quién el Instituto Nacional de Deportes ha solicitado sea removido de inmediato de su cargo. En ese sentido, mediante Oficio NC-02728/2022 (3 de noviembre 2022) que se adjunta para una detallada lectura, se descubre el total descaro de suplantación de cargos. Aquellos dirigentes que persistieron hasta octubre pasado en el embuste de hacer pasar durante años a un club por Asociación Regional, con el fin de asegurar votaciones, actas y balances en la Federación Atlética de Chile, cayeron quizás en uno de los mayores escándalos del deporte federado.

En efecto, cuando todo da igual, lo falso y lo verdadero, aquellos dirigentes que, mediante la “Cultura del Ocultismo” para tapar el descontrol institucional ya sin hoja de ruta, faltan a la ética vulnerando las reglas del sistema, sin principios ni valores, esa noble actividad que debe ser ejercida de buena fe, no lo es, la reputación institucional, esencial para la vida de cualquier organización, se derrumba.

En el otro andarivel, la constante información emanada por la AARM en su página Web, con cerca de 24.000 visitas anuales, señala la ruta correcta informando verazmente sobre el acontecer deportivo a todo el país.

Así las cosas, no hay mal que dure tantos años; la esperanza es lo último que se pierde. Esperemos que el nuevo año sea mejor que el pasado, tanto en lo material, espiritual y ético.

Un abrazo a la distancia.

Fernando Sotomayor G.

Ex Atleta