Columna de Opinión: CARTER BELTRÁN SUMA OTRA FORMALIZACIÓN

En el mes de octubre, Carter Beltrán, el aún presidente de la Federación Atlética de Chile, acumuló dos formalizaciones seguidas: una por “Querella Calumniosa” (11.11.2022), y otra por “Apropiación Indebida” (26.10.2022). Quien denostó, injurió y calumnió, mintiendo hasta el cansancio, bajo una ideología de fake news, es ahora preso de sus palabras y acciones.

 

Los lectores recordarán que Carter, para esconder sus actos irregulares y no rendir cuenta de dudosos manejos financieros, llegó al extremo de inventar que los ex-dirigentes de FEDACHI se “habían robado” el Maratón de Santiago. Si, esta mentira que repitió con vehemencia en todos los medios de comunicación a su alcance, contando con la complicidad de algunos periodistas y dirigentes; no fue sino una vil estrategia, para ocultar el destino de 35 millones de pesos.

 

Hoy, la Justicia ha ratificado lo que siempre afirmamos, y que ahora castiga a Carter Beltrán con una formalización sin precedentes en el atletismo chileno (se adjunta listado de juicios y presentaciones administrativas). En efecto, el Octavo Tribunal de Garantía, determinó la formalización de Juan Luis Carter Beltrán por haber abusado del sistema judicial y presentar una querella en contra de honorables ex-dirigentes, basado en hechos totalmente falsos. Esto confirma la total inocencia de sus víctimas, cuya trayectoria y aporte al atletismo es innegable. Si, fueron ellos los mismos que le entregaron a Carter una Federación ordenada financiera y administrativamente, pero que Carter Beltrán en su envidia infinita quiso “refundar” hundiéndola en el fango de la irresponsabilidad y debacle financiera.

 

¿Seguirán los demás integrantes del directorio de FEDACHI respaldando a Carter Beltrán? Si, el mismo académico cuyos títulos y pergaminos están en entredicho, dirigiéndose a través de Twitter y Copy Paste mofándose de aquellos que no pensaban como él. No fueron hechos aislados. Abusó constantemente y en forma arrogante con oficios y memes burlescos propios de adolescente caprichoso, para luego entronizar su poder presentando querellas para denostar a quienes no eran sus adláteres. Inventó el nombre “Atlética Chilena” y eliminaron la centenaria “FEDACHI”, ya que venía la modernidad.

 

Como el escenario le quedaba chico, entonces gustó de codearse con Príncipes en el Medio Oriente y Nobles en Montecarlo. En esa línea, hoy solo aparece para algunos viajes importantes al extranjero financiados por la Federación, siguiendo con ese hábito de fanfarronear con los poderosos, a quienes tanto ha necesitado para seguir flotando.

 

La Federación no puede seguir liderada por un octubrista que, con sus mentiras, la ha arrastrado a un estado financiero deplorable; no ha rendido cuenta de sus actos, y al cual la Justicia lo condena nuevamente. ¿Podrá entonces seguir sosteniendo el cargo un directivo, sentado en el banquillo de los acusados? ¿Como puede seguir sucediendo esto en una Federación Deportiva Nacional? No se puede olvidar que el Presidente representa a la institución y la compromete judicialmente. La aventura de inventar delitos, atentando contra la honra de ex dirigentes, puede también acarrearle más sanciones económicas a la Federación.

 

¿Qué pasó con muchos de los silentes presidentes de asociaciones regionales en el ejercicio de sus cargos que, como electores le siguen permitiendo que traspase todos los bordes o límites de la prudencia y decoro? Esa posta de dirigentes, salvo honrosas excepciones, que pudieron poner freno a tantas acciones desequilibradas, no han tenido la valentía de enfrentarlo. La mayoría sigue más bien preocupada de sus propios intereses y no de la comunidad atlética que representan. No extraña entonces que varios de ellos aprobaran los estatutos, sin leerlos y/o conocerlos y que, ahora pretenden reformarlos ratificando el actuar del formalizado presidente. Lo que corresponde es un voto de censura y una denuncia al Honorable Tribunal de Ética Deportiva del COCH.

 

¿Cómo pudo ser posible que no se hubiesen tomado la molestia de analizar los balances que tendría a la FEDACHI en una situación de insolvencia afectando su futuro institucional? ¿Aún no se dan cuenta que esa Federación, de la cual son socios y mandantes, no tiene siquiera las actas aprobadas de sus asambleas? ¿Ha sido todo esto solo un error intelectual? ¿O desidia dirigencial? ¡No digan que no se les advirtió!

 

Quien pudo al fin y al cabo lograr confundir a muchos atletas, dirigentes y jueces utilizando un chivo expiatorio, mediante funas y amedrentamientos, querellas y frases para el bronce, perturbó la convivencia atlética que había imperado hasta el año 2014 que, incluso le había permitido acceder al sillón de la FEDACHI; el cual ha ocupado ya por 9 años, más allá de lo que permite la Ley del Deporte. Cuanto se echa de menos esa vieja, pero honesta Federación Atlética de Chile con aquellos probos dirigentes federativos que los antecedieron con 100 años de historia.

 

Es claro que desde hace algún tiempo su Presidente sigue desaparecido en el sur de Chile pretendiendo modificar los Estatutos, para trasladar la “residencia” de la Federación a su domicilio. Si bien en su momento disfrutó de la Región Metropolitana, aunque ahora reniegue de ella.

 

Quien ha tenido en su vida profesional tantos yerros, lo incapacitan para ostentar el cargo de presidente de FEDACHI. Carter Beltrán merece un voto de censura y sustituirlo por otra persona que pueda tener las virtudes propias de un cargo de tan alta representación ante sus socios y la sociedad.

 

Según lo indicado por el IND (se adjunta NC-01738/2022) debe realizarse el reemplazo de Samuel Caroca (2° Vicepresidente) que sigue indebidamente firmando actas, ya que nunca fue un dirigente de una Asociación Regional, incumpliendo con los requisitos legales para levantar una candidatura. Es de esperar que la Directora Lidia Espinoza, Sergio Guarda como Presidente de la Comisión Revisora de Cuentas, y vaya la paradoja, la tardía incorporación como Tesorero (por instrucción del IND), del Ingeniero Leonardo Jarpa, uno de los mejores formadores de jueces de Sudamérica, a quien Carter Beltrán había expulsado deslealmente (discriminándolo por edad), asuman el liderazgo.

 

¡La hora de un esperado cambio ha llegado!

 

Fernando Sotomayor G.

Ex Atleta