Cambio radical en la longitud: una zona de batida sustituiría a la línea y la medición se haría de huella a huella

La idea de World Athletics, según informa el diario británico Daily Mail, es que haya menos nulos eliminando el histórico ajuste a tabla, haciendo la prueba más espectacular.

World Athletics (WA), bajo la tutela de Sebastian Coe, sigue sopesando cambios en pos de la dinamización del atletismo y el último puede ser uno de los más trascendentales a tenor de lo que supondría para la prueba implicada, según informa el diario británico Daily Mail.

Hablamos del salto de longitud -en la noticia no se menciona el triple-, que lleva tiempo en el punto de mira como lo demuestra ese intento fallido de que el último vuelo -de los tres primeros clasificados hasta ese momento- decidiera el ganador en las reuniones, aunque no llegó a implementarse (gracias a Dios) en los grandes campeonatos.

La nueva propuesta supondría eliminar la línea de batida que marca la histórica tabla por una zona de una anchura determinada que no se ha espificado, midiendo el salto de huella a huella (desde el punto de despegue al de caída en la arena), con la idea de reducir el número de nulos y ganar espectacularidad. Y es que el ajuste a tabla ha sido siempre el sursuncorda de los saltos.

La idea, que ya se está probando, viene motivada por un estudio de WA sobre el elevado número de nulos -hasta un tercio de los saltos- en el pasado Mundial de Budapest. En principio se probaría en reuniones de un perfil bajo para ser oficial a partir de 2026 en las grandes competiciones, con los Juegos de Los Angeles 2028 en el punto de mira.

En declaraciones al podcast Anything But Footy, el director ejecutivo de World Athletics, Jon Ridgeon, explicó: «Estamos intentando abordar los eventos que quizás sean menos populares. ¿Cómo podemos hacerlos más populares, más emocionantes y más atractivos?

‘Si tomamos el salto de longitud, en el Campeonato Mundial de Budapest, un tercio de todos los vuelos fueron nulos. Eso no funciona. Eso es una pérdida de tiempo. Así que estamos probando una zona de despegue en lugar de una tabla de despegue. Mediremos desde donde despega el atleta hasta donde aterriza en el foso», añadió Ridgeon.

«Eso significa que cada salto cuenta. Se suma al peligro y al dramatismo de la competencia. Al mismo tiempo, estamos buscando formas de obtener resultados instantáneos para que no tengamos que esperar de 20 a 30 segundos antes de que aparezca el resultado. Lo tendremos al instante. Se trata de hacer que lo que ya tenemos sea aún más entretenido para el futuro», continuó el director ejecutivo de World Athletics.

«No se pueden hacer cambios en un deporte que básicamente se inventó hace 150 años sin generar cierta controversia -el salto de longitud está en los Juegos desde su primera edición moderna en Atenas 1896 y se sabe que ya era parte de los Juegos clásicos en la antigua Grecia-«.

«Pasaremos este año probándolo en circunstancias de la vida real con muy buenos atletas. Si no pasa las pruebas, nunca lo introduciremos. No vamos a introducir cosas por capricho porque a uno de nosotros le parezca buena idea».

‘A nivel global, es posible que muchas de estas ideas ni siquiera se presenten hasta 2026. Realmente queremos pasar los próximos dos años trabajando en ellas a fondo y luego las presentaremos», finalizó Ridgeon.