JOSÉ TAPIA ROJAS (1965 - 2020): EL LEGADO DE UN GRAN FORMADOR

La comunidad Atlética Nacional, lamenta la temprana partida de José Tapia Rojas y acompaña a su esposa Claudia Olivares e hijos en este momento de tristeza.

Pepe como lo conocimos fue más que un entrenador. Como Profesor de Educación Física, su vocación de formador de muchas generaciones de atletas, pueden dar testimonio de su rectitud, amistad y una gran persona, que, por su trascendencia y aportes y logros, deja un importante legado.

 

Se inició como atleta y entrenador en la década del 80 en la Escuela de Talentos Deportivos ubicado en el Internado Nacional Barros Arana, en Quinta Normal; junto a un grupo de deportistas, quienes hoy lo recuerdan con afecto y gratitud, así como una persona solidaria, sereno y recto. Pero, por sobre todo, amante de su querido Copiapó.

Tuvo siempre un proyecto de vida con base a tres amores: su ciudad natal, su familia y el atletismo.

Diversos testimonios de sus colegas, le recuerdan como un gran amigo de sus amigos, que transitó siempre bajo un estilo prudente y orientador, con mirada atenta y preocupada por los demás. Trasmitió siempre optimismo con palabras de esperanza, apoyo y respeto.

Fue atleta y luego un entrenador comprometido y enamorado de su especialidad: los lanzamientos, disciplina en la cual le tocó proyectar a muchos jóvenes a nivel nacional e internacional, destacando a Karen Gallardo.

 

Junto a su padre Ramón, también atleta y entrenador copiapino marcaron un hito en la región de Atacama. Sería de toda justicia que el nuevo estadio de Copiapó llevara sus nombres: “Estadio Atlético Ramón & José Tapia”.