Columna de Opinión: EL ATLETISMO CHILENO CELEBRÓ EL 18 EN BUENOS AIRES

Mientras el país celebraba merecidamente las “Fiestas Patrias”, un fondista ocupaba entre varios corredores keniatas el 4° lugar (el mejor Latinoamericano) en el tradicional Maratón de Buenos Aires 2022. Hugo Catrileo, el atleta de 25 años de Puerto Saavedra, entrenado por Víctor Belmar, logró la segunda marca nacional en los 42.195 mts. con 2h.13 min.47 seg. Muy cerca del récord de Omar Aguilar (2h.12:19). Su coequipo Matías Silva quien pudo establecer una marca similar, no pudo largar producto de una lesión. Esa marca histórica, esa fecha, 18 de septiembre 2022, debe ser un punto de inflexión para el fondismo nacional, que tantas glorias ha dado a nuestra patria. Partiendo por Manuel Plaza nuestra primera medalla olímpica.

 

Una performance así no es producto del azar. Iniciando el año atlético ambos participaron en el Maratón de Sevilla (febrero): Matías Silva (A. Caleu) logró su mejor marca con 2.14:52, así también Hugo Catrileo (C. Nueva Imperial) 2.15:54. Luego, en mayo bajaron a los 10 K. del Maratón de Santiago. Posteriormente el 21 de agosto pasado probaron parte del circuito en los 21K. de Buenos Aires, estableciendo sus récords personales. Silva (1.02:36); Catrileo (1.03.17). Como Querer es poder, a este evento como a otros, viajaron mendigando con rifas junto a pequeñas donaciones de una veintena de amigos. ¿De su Asociación Atlética Regional? ¡Nada, ni un suspiro!

Pero el plato de fondo estaba certeramente preparado. Pudieron viajar gracias a la ayuda de la Corporación Maratón de Santiago, entidad que les financió los pasajes. Aunque para algunos sea indetectable, la realidad suele ser dinámica. Queda claro que a la Federación Atlética de Chile se le olvidó la existencia del fondismo en el país. A pesar de las excelentes marcas conseguidas, para ellos nunca hubo una ayuda.

 

No teniendo planes ni programas; durante el ciclo 2014-2019, fue la propia Corporación quien ha financiado mediante becas o viáticos a más quincena de atletas, (incluido Carlos Díaz que hoy recibe una importante ayuda del COCH. Ojalá sume a Catrileo y Silva), quienes han representado exitosamente al país. En cuanto al nivel técnico del equipo CMdS, estuvo liderado por el Profesor Ricardo D’Angelo, capacitando a entrenadores y atletas, sumado al apoyo médico y terapéutico de la Clínica Alemana.

El Chile atlético no nació ayer. En su momento fuimos un país de saltadores, de fondistas y algunos velocistas. Luego llegó el lanzamiento como una disciplina de avanzada. No será instantáneo, pero con los nuevos migrantes, volveremos a ser un nuevo e interesante laboratorio deportivo a cargo de los clubes, desde donde emergen los nuevos atletas y se consolidan los consagrados. En esa línea los clubes de regiones, aunque con escasos recursos tienen mucho que aportar. La impronta de cada “Gobierno Regional”, tienen el deber de apoyar en la promoción de sus deportistas locales.

En lo inmediato, se debe formar un equipo fuerte que nos represente en el Maratón de los “Juegos Panamericano Santiago 2023” como legado atlético. Si no nos preocupamos de los grandes talentos como Silva y Catrileo en el fondismo nacional, ¿cómo los tendremos en el futuro?

 En damas, la realidad es más compleja. Pero en varones, se debe agregar también a los ganadores del reciente Gatorade-Maratón de Santiago, Daniel Cortés (Altitud Runners Calama) con 2.17:31; Mauricio Flández (Carabineros) 2.17:35; Diego Inzunza (Cheuniatas Bío Bío); César Díaz (U. Católica) y el novato Pablo Báez (A. Caleu), más algún otro. Junto a ellos y sus técnicos se debe formar un grupo fuerte que nos permita tener representantes dignos en las calles de Santiago 2023, así como en futuros eventos internacionales.

Fernando Sotomayor G.

Ex Atleta.