Columna de Opinión: ¿LA FALTA DE INFORMACIÓN DE LA ATLÉTICA CHILENA?

Si bien, los éxitos atléticos son medidos con cronómetro y huincha, fuera de la pista no ocurre lo mismo. Por ello mis felicitaciones al Presidente federativo por su narrativa imaginaria, quien destaca que, la World Athletics “Nos eligió como una de las seis mejores federaciones del mundo…A quienes nos critican les falta información” (El Mercurio 18.12.23). Como una verdad revelada señala, Cuando llegamos teníamos cinco mil atletas federados y que ahora son 11 mil. Que hay más de 50 mil deportistas que han competido en nuestros eventos…antes teníamos tres campeonatos nacionales y ahora 12…” ¿todo lo que emite la orgánica federativa es oficial, aunque esté equivocada? “…En esa manera de concebir las cosas pasa a atacar con…Hemos tenido juicios permanentes con la Asociación Metropolitana y problemas con el trail running” ¿Cuáles serían?

 

Apuntar a otros con el dedo mediante fake news, para distraer o camuflar, alimentando ilusiones, (se plasma en la célebre frase “miente, miente que algo queda”), desvirtuando la realidad. Así se pasa hábilmente a crear enemigos para justificarse. El relato engañoso de cifras, logros, terminan con la pretendida credibilidad oficial, comprometiendo la confianza pública. Pero lo peor es auto convencerse de tales embustes, síntomas claros de su inseguridad.

 

Los datos fidedignos de USPLAT (ver C. Op. ¿Cuántos Atletas y Pistas tiene el Atletismo Chileno?), señala que en el año 2022, sumando la participación federada en todas las regiones, en las categorías de la World Athletics (Sub-18; Sub-20 y mayores), que son las únicas de competencia de la federación, solo habrían participado 4.120 atletas; algunos con doble concurrencia. De estas, 1.025 en la categoría mayores, la más importante. A lo largo del año, en sus Campeonatos Nacionales se presentaron 1.128 atletas. Es decir, según su propio relato, su gestión sería similar o habrían bajado desde cuando asumió el año 2014. Tal vez, el dirigente obnubilado incluye en sus números a los niños y jóvenes que participan en las barras de los colegios que asisten a los torneos escolares.

 

Sus declaraciones confirman, que la gran mayoría con que cuenta nuestro país son atletas escolares, de responsabilidad de colegios, ministerio y de algunos clubes, pero no de la Atlética Chilena. Por lo tanto, su interpretación de las cifras no cuadra con lo aseverado por la prensa. Porque si hablamos de niños, solo la “Liga Atlética Metropolitana” movió a 3.000 escolares durante el año pasado. “Son hechos y no palabras.” Cuando se salta la verdad, se tapa la pista para evitar juicios críticos y se lanzan afirmaciones conmovedores para la galería así, se termina derechamente desinformando.

 

Otro ejemplo, en la Asociación sureña en Osorno (varios años sin pista) y sus alrededores, ciudad del Presidente y de su Secretario, la situación es penosa. Registró cero inscritos y ningún torneo (fuente: Usplat 2022). En el Norte Grande la coyuntura es parecida. Entonces las cifras del Presidente no son reales. Quizás en un acto iluminado incorporó a los 30.000 corredores del Maratón de Santiago, su socia, a la que aún no le rinde $35 millones; cuyo evento es patrocinado por la Asociación Atlética Regional Metropolitana. Ambas entidades denostadas por él. ¿Sería posible considerarlo un maestro de la desinformación? ¿Son necesarios13 campeonatos nacionales en cualquier fecha? ¿No es mejor hacer tres o cuatro nacionales de calidad, con buena cantidad de atletas, público y empresas auspiciadoras, para ocupar mejor los recursos de todos los chilenos?

 

Volviendo al punto de partida, lo expresado a la prensa por el Presidente de la Atlética Chilena que, el atletismo federado nacional debiera estar entre los mejores del mundo tanto en marcas, figuraciones y administración, sorprende y desconcierta. Resumiendo, el escándalo ocurrido con el caso posta 4×400 femenina; su millonario déficit financiero y los catorce juicios y sentencias condenatorias, incluida su participación dolosa en la usurpación violenta de la oficina de la AARM, destacan su imprudencia y mal criterio; deberían hacerlo reflexionar sobre su renuncia. Todo esto se sabe. Lo peor, es que se trata de ocultar.

 

Mis deseos al iniciar este 2024, es promover el pensamiento crítico en el deporte que, de seguro, le otorgará mayor valor y veracidad a la cultura institucional.

 

Fernando Sotomayor G.

Ex Atleta